TENER MASCOTAS AYUDA AL DESARROLLO DE LOS NIñOS

Los niños que crecen junto a mascotas muestran muchos beneficios
 El hecho que el niño  desarrolle sentimientos positivos hacia su mascota puede contribuir a la autoconfianza y la autoestima  del niño. Las relaciones positivas con los animales de compañía  pueden ayudar en el desarrollo de relaciones de confianza en otras personas.
Además, una buena relación con una mascota puede contribuir  a desarrollar la comunicación no verbal, la empatía y la compasión.
Incluso, las mascotas pueden llegar a convertirse en una especie de confindentes de los niños debido a que los más pequeños de la casa  con frecuencia le hablan a sus animales de compañía, lo mismo que lo hacen con sus animales de peluche.
Además, el hecho de compartir la vida con animales desde una temprana edad ayudará al niño a conocer aspectos claves de la propia vida como la reproducción, el nacimiento, las enfermedades, los accidentes, la muerte y el duelo.
Por otro lado, resulta evidente que los niños que tienen mascotas crecen sabiendo la importancia de cuidar a los animales, respetarlos y quererlos.  Les acerca a la naturaleza y les enseña el respeto hacia otros seres vivos del planeta Tierra.
A todas estas ventajas, hay que sumarle  beneficios físicos como la actividad física;  el bienestar al acariciarlo; el  amor, la lealtad y el afecto; y la  experiencia con la pérdida, si un animal se pierde o se muere.
Por último, hay que reseñar que  la inmensa mayoría de los niños son amables y cuidadosos  con sus  mascotas, si bien algunos pueden llegar a ser bruscos e incluso violentos en ocasiones.
Si tal comportamiento continúa en el tiempo,  puede ser una señal de problemas emocionales significativos. Cualquier niño que abusa, tortura o mata animales de compañía necesita que un profesional le trata y le cuide porque puede tener un grave trastorno psíquico.
En definitiva, una mascota es muy buena para un niño. Le reportará muchos beneficios los cuales les servirán para toda su vida.